"Espiritualmente ni Zamora, ni Salamanca ni León son pueblos castellanos. Así, León es una cosa distinta de Castilla. Castilla es Castilla la Vieja, es Burgos, Caput Castellae. Castilla es Castilla la Nueva, es Madrid, Toledo, Cuenca"
José Sánchez Rojas, 1916

Firma la petición

Zona de Socios

La Comunidad de Villa y Tierra de Medinaceli

por Antonio Herrera Casado

Occilis fue una antigua ciudad de la tribu prerromana de los belos, conquistada por los romanos y posteriormente por los árabes, que la llamaron Medina Occilis (ciudad de Occilis), de donde surgió el castellanizado Medinaceli.

La gran población de romanos y árabes fue conquistada para Castilla por Alfonso VI en 1104, y repoblada por su tenente Gonzalo Nuñez de Lara, quien dejó libertad absoluta para la organización de su Concejo. Perdida poco después a manos de los musulmanes, fue vuelta a conquistar por el aragonés Alfonso I el Batallador en 1129, aunque volvería a manos castellanas poco después.

El de Medinaceli es uno de los mayores alfoces de toda la Transierra, potente como los de Atienza y Molina. Inició su repoblación mediado ya el siglo XII, una vez expulsados los árabes de las zonas de Calatayud y Sigüenza. Los extremos de este Común fueron cuajados de torres vigilantes. Aún vemos en la toponimia de algunas de sus antiguas aldeas, la referencia a dichos elementos defensivos: así Torrecuadrada de los Valles; Tortonda; Torresaviñán; Alcolea (del Pinar). Por haber sido sus tenentes los Lara, uno de sus pueblos adoptó su nombre: Laranueva. El Común se extendió hasta la orilla del Tajo, llevando a sus costados los concejos de Atienza y Molina. Muy pronto recibió Medinaceli su Fuero, concedido por el propio Alfonso VI.

Dice así Salvador de Moxó: "El sistema de repoblación concejil, que se desarrolla brillantemente a través de toda la Extremadura, se manifiesta eficaz en la Transierra. Sirvan de ejemplo Atienza y Medinaceli, donde se crearían comunidades de villa y tierra capaces de mantener durante mucho tiempo sus amplios alfoces jurisdiccionales, a los que irradian desde la propia villa su proyección repobladora y su organización administrativa".

De la tierra de Medinaceli, a la que en principio perteneció como mínima aldehuela sin importancia, surgió Sigüenza, enseguida cabeza de episcopalía independiente, que hipertrofió su dinámica social al amparo del señorío civil y espiritual de sus obispos.

Como recompensa por los servicios prestados al rey Enrique II de Castilla en la primera Guerra Civil Castellana (1351-1369), Bernardo de Foix fue intitulado en 1368 Conde de Medinaceli. En 1479 los Reyes Católicos elevaron el condado a ducado y en el año 1520 Carlos I incorpora al título la distinción de Grandeza de España. Se mantuvo así el alfoz de Medinaceli, primeramente libre y posteriormente sujeto a los duques hasta la abolición de los señoríos en 1812.