"En Castilla cabe, pues, el ideal regionalista, y se impone por lo mismo que hemos dicho tantas veces, porque Castilla viene siendo considerada por los Gobiernos como la puerca cenicienta de la Nación"
Revista Ilustrada Castilla, 1919

Firma la petición

Zona de Socios

La Merindad del Infantazgo de Valladolid

por José Manuel Sanz y Juan Manuel Cabrerizo

La Merindad del Infantazgo de Valladolid fue una división administrativa del Reino de Castilla en la Edad Media. Se halla descrita en el Becerro de las Behetrías de Castilla, elaborado en el reinado de Pedro I a raíz de la petición realizada por los hidalgos al monarca en las Cortes de Valladolid de 1351. Esta estructuración geográfico-administrativa se da a partir del siglo XII en los reinos de Castilla y Navarra, siendo el merino el representante del Rey en cada merindad, con poderes administrativos y judiciales sobre el territorio encomendado.

Las merindades se constituían como un órgano administrativo intermedio entre el poder central de la Corona y el poder local de las villas y señoríos.

Si bien, como ya se ha dicho, en el Reino de Castilla las merindades se desarrollaron a partir del siglo XII, va a ser en el reinado de Alfonso VIII cuando tomaron forma definitivamente. Todas las merindades menores constituían la llamada Merindad Mayor de Castilla, que era la institución que regía todo el territorio castellano al norte del río Duero. La ciudad de Burgos será la capital de la Merindad Mayor de Castilla, que se extendía a lo largo y ancho de más de treinta mil kilómetros cuadrados en el territorio enmarcado por el mar Cantábrico al norte, el Reino de León al oeste, el río Duero al sur y el Reino de Navarra al este.

Una de esas merindades menores fue la Merindad del Infantazgo de Valladolid. Su territorio se extendía por la actual provincia homónima, teniendo su capital en la villa de Urueña, y englobando poblaciones tan importantes como el propio Concejo de Valladolid y sus aldeas, Tordesillas y Medina de Rioseco.

Es de destacar que esta merindad era frontera con el Reino de León, localizándose la propia capital, Urueña, precisamente en dicha frontera, perfectamente fortificada, posiblemente en previsión de ataques del reino vecino. En la actualidad Urueña conserva prácticamente íntegro su recinto amurallado como vivo recuerdo de aquellos tiempos, pudiendo gozar del placer de pasear por el adarve de su muralla y contemplar las magníficas vistas que desde allí se divisan.

Otro testimonio de esta línea fronteriza entre ambos reinos (que se mantuvo durante todo el medievo hasta la reorganización territorial del siglo XVI), fuera ya de los límites de esta Merindad del Infantazgo, es la localidad de Melgar de Arriba, perteneciente desde antiguo a la Merindad de Carrión, siendo el apelativo "de arriba" de adición reciente, ya que antiguamente su nombre era Melgar de la Frontera.

La Merindad del Infantazgo de Valladolid limitaba al norte con las Merindades de Carrión, Campos y Cerrato; al este también con Cerrato; al sur con las Comunidades de Villa y Tierra de Medina, Olmedo, Portillo, Cuéllar y Peñafiel; y al oeste con el Reino de León.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar