"El tópico de la Castilla imperial y expoliadora es un sambenito que la cultura centralista, seguida en este punto por los nacionalistas periféricos, le ha colgado gratuitamente al pueblo castellano"
Manuel González Herrero, 1978

Firma la petición

Zona de Socios

Poema XXI: Galerna en Santander

Recogemos aquí el 21º poema que nos ha facilitado el escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco de una colección de sonetos dedicada a Castilla.

Desde estas líneas queremos agradecer su inestimable colaboración para difundir la cultura y la dignidad de Castilla, en este caso en forma lírica.

Galerna en Santander

A José Antonio Martínez Pérez, gallego en tierra adentro

Están las olas saladas
rompiendo en el Sardinero,
lanzan agua en ruido fiero
por Neptuno airado hinchadas.

¡Y tanto! ¡Que el dios colérico
esta mañana ha emergido
como quien ha removido
el viento entero atmosférico!

Ya en su furia se ha bebido
la arena del Sardinero,
que toldo, bañista y fuero
ante Neptuno ha perdido.

Malecón ahora embiste
maretazo en cinco metros,
enseña océano cetros
a todo aquel que resiste.

Mas aun, galerna reviste
señal de furor constante,
rompe oleaje gigante
y el Paseo queda triste.

Sardinas y boquerones
el malecón han saltado
y ahora siguen su nado
entre Paseo y mansiones.

Anguilas, congrios, morenas
de Neptuno se han fugado,
temen su humor despertado.
¡Trae en su tridente penas!

Merluzas, brótalas, rapes,
lubinas y salmonetes,
como muy buenos jinetes
llenan calles de derrapes.

Los atunes y caballas,
los espetones y muiles
no a los cientos sino a miles
en saltos dejan las playas.

¡Ay, si brinca y arremete,
malecón del Sardinero,
todo el tropel caballero
de caballa y salmonete!

¡Mejillones, langostinos,
berberechos y bocartes
rebotan por todas partes
ante rugidos divinos!

El pez ballesta y el pez luna,
-éste alumbra, aquél arpones-
a Neptuno dan hachones,
a ver si así el dios se encuna.

Al cabo de tarde, al fin,
parece Neptuno amaina
y su iracundia se envaina,
según avisa el delfín.

Las olas ya se retiran.
El Cantábrico es un lago
y el arenal un halago
en que almejas ya respiran.

Pero el malecón ha sido
red de peces cautivados
que en el Paseo, admirados,
de Santander no han salido.

¡Ved ya a los santanderinos
recoger todo el pescado
que Neptuno, el dios airado,
convirtió en nuevos vecinos!

Copyright © Juan Pablo Mañueco Martínez
Derechos de reproducción reservados

Juan Pablo Mañueco
(Madrid, 1954)

Licenciado en Filosofía y Letras, periodista y escritor