"En Castilla cabe, pues, el ideal regionalista, y se impone por lo mismo que hemos dicho tantas veces, porque Castilla viene siendo considerada por los Gobiernos como la puerca cenicienta de la Nación"
Revista Ilustrada Castilla, 1919

Firma la petición

Zona de Socios

Poema XXXIII: Seguidillas de los ríos de Cantabria

Recogemos aquí el 33º poema que nos ha facilitado el escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco de una colección lírica dedicada a Castilla.

Desde estas líneas queremos agradecer su inestimable colaboración para difundir la cultura y la dignidad de Castilla, en este caso en forma lírica.

Seguidillas de los ríos de Cantabria

Percibo sal y sol
santanderino,
al pie de este farol,
candil marino:

Cabo Mayor
faro eriza que riza
lumbre y calor.

Pero hoy no quiero yo
luz de la costa;
por Pas, Miera o Asón
trepo a la contra.

Me izaré al río Deva
casi en Asturias
o hasta el fluvial Agüera
bañado en lluvias.

A las bravías cumbres
de cordillera
donde húmedas nubes
zumos plañeran.

Brusca me besa,
savia del cielo, en punta.
Por montañesa.

Quizá mis pasos paren
en Peña Sagra,
en Pico de Tres Mares,
o en Peña Labra.

En el Tres Mares
las vertientes deciden
suertes finales.

Si norte, es río Nansa...
Desde allí arriba
buscando el agua mansa
pronto reciba

al mar Cantábrico,
rompiendo contra rocas
agreste y rápido.

A babor beba el Deva
-de Fuente Dé-

cuantas aguas se atreva
h
acer correr.

Saja y Besaya a diestra
van a juntarse,
y su atracción demuestra
que son amantes.

Por este del Tres Mares...
puedo hasta el Ebro
por el Híjar fugarme.
¡Y ambos enhebro!

Que túnel subterráneo
-casi mil metros-
lo devuelve en Fontibre
con nombre de Ebro.

Después, si por el sur...
desde el Tres Mares
nos diluvia el azul,
sus manantiales

entre nieves y nieblas
al Duero absorto
nos llevará el Pisuerga.
¡Y al mar de Oporto!

Oh, montes de Cantabria
si dais de beber agua
a tres mares de España,
¿dónde fundís la fragua?

Pico de los Tres Mares,
no eres montaña,
altar en donde nacen
sorbos de España.

La cual por entre tus peñas
-rocas maternas en lágrimas-

viene al pico, ved, de unas cigüeñas.

Copyright © Juan Pablo Mañueco Martínez
Derechos de reproducción reservados

Juan Pablo Mañueco
(Madrid, 1954)

Licenciado en Filosofía y Letras, periodista y escritor