"Soy como los árboles, crezco donde me plantan, hasta tal punto que si me alejaran de Castilla no acertaría a vivir"
Miguel Delibes, 1980

Firma la petición

Zona de Socios

Poema XLIII: Canción de siega del siglo XXI

Recogemos aquí el 43º poema que nos ha facilitado el escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco de una colección lírica dedicada a Castilla.

Desde estas líneas queremos agradecer su inestimable colaboración para difundir la cultura y la dignidad de Castilla, en este caso en forma lírica.

Canción de siega del siglo XXI

(Cosechando trigo en Usanos, 2014)         

A Benjamín Marián de Diego

Llegó la cosechadora
para peinar a los trigos,
apenas el alba aurora
busca a los granos, amigos.

En cambio tallos ignora,
los considera enemigos,
se los traga y los devora:
ha abierto ya los postigos.

Campos cálidos de trigo,
rayas doradas de estío.
La peinadora de espigas
cortante muestra sonrisa.

El molinete levanta,
de otro nombre molinillo.
Pero artilugio adelanta
con muy agudo cuchillo.

Pronto hará la trilla el trillo

En pos viene de la planta
que luce color amarillo,
al filo y ritmo que canta
pronto hará la trilla el trillo.

Las hebras que surte tierra,
como los cabellos de oro,
dentro de poco ya fueran
con un tamaño más corto.

Porque peine, peine, peine
porta la cosechadora,
porque reine, reine, reine
su cuchilla cortadora,

Antes, molino despeine,
con su tabla dobladora,
tallo, que acero repeine:
de espiga lo desamora.

El sol es canicular.
¡Más que se aplana el trigal
cuando le mesa cabellos,
recién levantado del sueño!

La máquina segadora
guedeja que toma triza,
a la espiga desamora
según por ella desliza.

Sea para ello vasallo
del filo de su cuchilla
el duro cañón del tallo
del que la espiga es la orilla.

Sólo brotan ya del suelo
unos mechones de caña,
que han quedado en desconsuelo:
rastrojos de corta espada.

Trigales y más trigales que van doblando su cuerpo

Trigales y más trigales,
que van doblando su cuerpo,
uno tras otro sus calles
van domando sus cabellos.

Una vez que ya están dentro
de fagocitante máquina
los tan móviles cuchillos
los cortan y ya separan

paja respecto de granos,
que sinfines acarrean
a depositar lozanos
en tolvas de grano llenas.

Después irán a remolques
que junto a máquina vienen;
de remolques a graneros,
que con el grano se llenen.

A dar de comer al mundo
luego, porque es la semilla
sustento de Humanidad
y alma rubia de Castilla.

Servirá a paliar el hambre
y a la tierra, a poco, en siembra,
que es una mujer muy hembra
brotará nueva pelambre.

Copyright © Juan Pablo Mañueco Martínez
Derechos de reproducción reservados

Juan Pablo Mañueco
(Madrid, 1954)

Licenciado en Filosofía y Letras, periodista y escritor