Próximos eventos

Sin eventos

Firma la petición

Calendario

Octubre 2017
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Zona de Socios

Discursos de Covarrubias 2016

Bienvenida de Javier de Miguel
Tesorero de la Asociación

Fragmento del Poema de Fernán González

Venían los castellanos a su señor ver,
Habían, chicos e grandes, todos con él placer;
Metieron el condado todo en su poder,
Non podían en el mundo mejor señor haber.

Cuando entendió que era de Castilla señor,
Alzó a Dios las manos e rogó al Criador;
Dijo: Señor, tu me ayuda, que so muy pecador,
Que yo saque a Castilla del antiguo dolor.

Dame, Señor, esfuerzo, seso e buen sentido,
Que yo tome venganza del pueblo descreido,
E cobren castellanos algo de lo perdido,
E te tengas por mí en algo por servido.

E Señor, luengo tiempo ha que viven mala vida,
Son mucho apremiados de la gente descreida;
Señor, rey de los reyes, haya la tu ayuda,
Que yo torne a Castilla a la buena medida.

-----------Comentario:

El nombre de Fernán González está unido a la emancipación de Castilla, pero hay un mérito mayor en una tarea previa que llevó a cabo: el convertir el condado yermo que recibió en un lugar próspero y libre  donde se asentaran la Dignidad, la Justicia y favorecer el orgullo de sentirse unido a unas tierras y a su gente.

Muchos siglos después tenemos un panorama muy parecido: tenemos una tierra deprimida y unos ciudadanos pasivos, desesperanzados y abatidos. Tenemos que alzarnos, como el Buen Conde y empeñarnos en la tarea de resurgir de nuestro abandono y transformar y poner nuestra tierra en el lugar que se merece. Tenemos el potencial y es nuestra obligación moral. La tarea empieza ahora.

Discurso de Ángel Valera
Presidente de la Asociación

Estimados amigos:

La palabra patria proviene del Latín y sirve para designar a la tierra en la que se ha nacido. La tierra de los padres o el clan propio. Por otro lado el cuarto Mandamiento de la Ley de Dios nos impone la defensa de esa tierra como parte de la honra a los padres. Eso es lo que hacemos nosotros cuando defendemos a Castilla.

Homenajeamos a nuestro Conde como padre fundador de Castilla. Y lo hacemos cada día con nuestro trabajo por esta tierra, con nuestra ilusión diaria y lo hacemos hoy en este santo lugar donde él y su mujer reposan. Y que es el acto central de todos los que hacemos en esta asociación. Ante él renovamos nuestros votos y hacemos juramento de los mismos. Algunos lo hicieron antes que nosotros, pero ya no lo hacen. Otros no lo hicieron jamás. En cambio para nosotros es una obligación y motivo de orgullo.

Los sentimientos nos vienen dados por la memoria. Es de bien nacidos ser agradecidos, dice nuestro refranero. Y a ello me remito. Gracias Señor. Gracias por haber sabido unir a tu pueblo, incluso en tiempos más convulsos que los que padecemos ahora. Gracias por haber sabido defender a Castilla con tus palabras, tus hechos y tu espada. Gracias por haber defendido esta tierra sin haber anhelado un beneficio personal. Gracias por tu ejemplo. Y gracias por haber sabido entregar esta tierra a tus sucesores, mucho más grande y poderosa que la que recibisteis.

En esa labor justa, noble y santa, empeñaremos tus hijos nuestro afán, nuestra palabra y nuestro honor. Hoy ante tu tumba juramos seguir defendiendo a Castilla frente a todo y frente a todos. Si sabemos hacerlo, que Dios nos lo premie. Y si un día arriamos nuestras banderas, que Dios nos lo demande”.

¡Viva nuestro Conde y Viva Castilla!

Discurso de José Manuel Sanz
Secretario General

Estimados socios y amigos

En primer lugar quiero daros la bienvenida a todos, y agradeceros el esfuerzo que sé que habéis realizado para estar aquí hoy, homenajeando al Padre de Castilla. Otro año más. Este año es un año especial, pues nuestra organización cumple un lustro de vida. Es este el V aniversario de la Asociación Castilla desde que viera la luz en aquel septiembre de 2011. ¿Por qué es importante?

En primer lugar porque son ya cinco las ocasiones en que hemos venido, humildemente como castellanos agradecidos, a traer flores y presentar nuestros respetos ante el sepulcro del Buen Conde. En segundo lugar porque, todo sea dicho, nadie daba un duro por nosotros, y había quienes esperaban que esta azada se rompiera antes incluso de hincarse por primera vez en la tierra. Pero no se rompió, sino que formó surco, y ese surco, regado convenientemente con los desvelos y esfuerzos que nos permiten nuestras limitadas fuerzas, ha permitido el nacimiento de esta familia. En tercer lugar este V aniversario es importante porque hemos crecido, de forma pausada pero sólida, desde aquel septiembre de 2011. No como el pez globo que se hincha muy pronto pero se deshincha todavía más rápido, sino como una golondrina que, al principio sola, va trayendo ramas de acá y de allá para construir un pequeño nido, humilde e ínfimo. Un pequeño nido que deviene en su fortaleza, y donde con el paso del tiempo se aumenta la familia. Así hoy, queridos amigos, nuestra familia castellanista es más grande que ayer, aún con los inconvenientes geográficos y logísticos que han hecho que compañeros nuestros no puedan estar hoy aquí. Permitidme pues que me dirija a Fernán González, el buen y eterno Conde de Castilla, a sus restos aquí presentes y a su alma que seguro está en los Cielos disfrutando de todo aquello de lo que con su vida y su lucha se hizo acreedor.

Buen Conde Fernán González:

Un año más, estos castellanos humildes venimos a rendiros homenaje. Nuestra causa es bien sabida: la restauración cultural, territorial y emocional de una Castilla a la que, como decía el maestro Miguel Delibes, “se ha ido desangrando, humillando, desarbolando poco a poco, paulatina, gradualmente, aunque a conciencia”. Y es esa realidad la que esta Asociación quiere revertir para que Castilla vuelva a tener un lugar entre los territorios de España, donde sus gentes se sientan hermanadas unas a otras y nuestros pueblos vuelvan a tener vida.

Un sacerdote español, hoy santo, decía que “si la misa te parece larga, es porque tu amor es muy corto”. Algo similar podríamos decir de estos cinco años de caminar, de defender a Castilla y reclamar su unidad cultural y política. Un camino que, por el amor que profesamos a nuestra tierra, seguro será mucho más largo.

¡Viva Castilla!