"Disponemos de todos los materiales de vieja y antigua nobleza para encarar el porvenir más idóneo de esta Castilla que ha de volver a estar conexa... Madrid y el futuro vienen a toda velocidad, desbordando falsas barreras y adentrándose cada vez más en las provincias de Guadalajara y de Toledo, ya imposibles de diferenciar en dichas zonas"
Juan Pablo Mañueco, 2006

Próximos eventos

Sin eventos

Firma la petición

Calendario

Agosto 2017
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Zona de Socios

Crónica de la fiesta de la Maya (Madrid)

por Daniel Deogracias Herrán Monge

Un año más, pudimos disfrutar el domingo 7 de mayo en Madrid de la fiesta de la Maya, recuperada hace más de 30 años por la asociación madrileña de música y danza castellanos Arrabel. Y, ciertamente, la celebración de este año satisfizo todas las espectativas que sobre ellas estaban puestas. El barrio de Lavapiés se anegó de colorido y algazara con la música de los grupos y de toda gente que convergió en esta popular fiesta.

Altar1 ArrabelRondalla Azuqueca Colmenar Comida Comida2 Entrega Gaiteros Maya2 Maya3 Maya4 Maya5 Maya6 MayaArrabel MayasArrabel2 MayasBailando MayoVirgen Pasodoble Plaza Rondon Sobremesa Sobremesa2

La gente se arremolinó en torno a la Plaza de Lavapiés, donde tocarían y bailarían las asociaciones y grupos participantes. Los gaiteros de la Escuela de Dulzaina de Aluche descorrieron el telón y dieron comienzo al evento, interpretando varias jotas y algún pasodoble. Al son de la música, bailarines de todos los conjuntos se engarzaron improvisadamente en el baile.

Estos dieron paso al grupo de Colmenar canta, del pueblo serrano de Colmenar Viejo, con su rondalla y su conjunto de baile. Tras de ellos, cantó la Ronda de Azuqueca, y en el centro de la plaza las filas de danzantes.

Seguidamente, entró a cantar la rondalla del grupo Arrabel con sus bailarines, que interpretaron, entre otras cosas, las jotas barranqueras de Colmenar de Oreja, las seguidillas de San Sebastián y jotilla de a tres de Madrid.

Para despedir los bailes en la plaza, volvieron los gaiteros de Aluche y tocaron el tradicional rondón de Valdemorillo, que bailaron todos los grupos y con el que se fue entremetiendo la gente de a pie en el baile. Al cabo de todo esto, toda la plaza se encontraba bailando la jota de la Niña y otras varias.

Después, los distintos grupos se distribuyeron por las calles Salitre, Argumosa y Doctor Piga, donde esperaban, pulcramente ataviadas y con sus magníficos tronos ya dispuestos, las jóvenes mayas, en cuyo honor toda esta fiesta se erige. Cada grupo iba parando por cada uno de los tronos, donde le echaban el mayo a la mocita y alguna que otra pieza para su entretenimiento. Y eran convenientemente agasajados con un trago de porrón, de agua o algún dulce por el cortejo de la maya. Con todo este espectáculo, las calles se encontraban tan abarrotadas que malamente se podían transitar sino al grito de '¡paso a la ronda!'

Tras llenar durante toda la mañana de cantos y tañidos las calles de Lavapiés, la fiesta fue coronada con una entrega de recuerdos y cerámicas conmemorativas a los distintos colectivos que anualmente mantienen esta fiesta y que en general se dedican a la conservación del folclore castellano de Madrid. En el desarrollo de esta entrega, se realizó la ofrenda floral a la Virgen y cada grupo le entonó su mayo, como es tradicional en tantos pueblos de Castilla.

La fiesta concluyó con una magnífica comida comunal que pusieron y disfrutaron todos los grupos participantes en el evento. Finalmente, la sobremesa se aderezó con más música y más bailes, como no podía ser de otro modo y donde no podían estar mejor enmarcados: en el seno comunitario de la vida y el goce cotidianos.

Éste es el ejemplo perfecto de una fiesta que se ha recuperado, antes de que desapareciese en la noche de los tiempos, y a la que se ha dado un vigor envidiable. Es menester agradecer y felicitar a todos los grupos que han velado por su conservación todo este tiempo. Más aún, cuando se ubica en el seno de Madrid, la ciudad de Castilla que, sin duda, más ha visto menoscabada su salud comunitaria y todo su acervo musical, cultural, y de costumbres en general, en los aires ariscos de los últimos tiempos. Como madrileños, es nuestro deber alentar una muestra tan típica de nuestro hacer popular de siempre, además de las más caras y raras de toda España, y garantizar su pervivencia. Es para nosotros un gozo y un orgullo seguir pudiendo gritar: ¡Viva la maya!

© Imágenes cortesía de Videli, cuya asociación promueve el turismo cultural sobre todo en el ámbito rural, y en especial en la provincia de Madrid.