Nota aclaratoria

Nos extraña que en ocasiones no se acepte de modo natural que se pueda ser un colectivo social, cultural y/o reivindicativo, que se pueda defender una causa justa, sin pasar de forma automática a ojos de algunos por tapadera de corrientes ideológicas u otros movimientos con intenciones poco transparentes.

A este respecto desde esta Junta Nacional queremos establecer una serie de principios básicos que creemos no debería ser necesario enunciar pero que al parecer hemos de clarificar, tales son:

  1. La Asociación Socio-Cultural Castilla es un colectivo que no se vincula a ninguna corriente ideológica de opinión ni tampoco a formación política alguna ya fuere ésta del espectro ideológico que fuera.
  2. La Asociación Socio-Cultural Castilla en acuerdo a su Reglamento de Régimen Interno reserva a su Junta Nacional el empleo de las herramientas de difusión oficiales y prohíbe expresamente a cualesquiera personas individuales o entidades la modificación de los textos contenidos en esta página web y la difusión de esos textos modificados por otros canales que nada tienen que ver con los objetivos de esta Asociación, que no son otros que la defensa de Castilla y la consecución de la unidad de todas nuestras provincias en una sola administración.
  3. La Asociación Socio-Cultural Castilla proclama su independencia total de cualquier colectivo de carácter ideológico desde el espectro de la izquierda hasta el de la derecha pasando por todas las gamas de colores intermedios.
  4. La Asociación Socio-Cultural Castilla afirma su razón de ser, que es la defensa de la causa de Castilla en todos sus aspectos (patrimonial, político, económico, medioambiental, etnográfico, social, cultural, etc), y a esa causa consagra sus esfuerzos, no teniendo como definitorio ningún aspecto ideológico ulterior o superpuesto a esta noble causa.
  5. La Asociación Socio-Cultural Castilla reafirma así que toda interpretación de cualesquiera de nuestros textos como correlación entre nuestro colectivo y una corriente ideológica concreta responde a una simple coincidencia.

Por último esta Asociación lamenta nuevamente tener que dejar claros estos principios que debieran asumirse de forma natural por nuestra sociedad. Tal vez la necesidad de estas aclaraciones responda a que no es esta una época para las causas nobles o para los colectivos sin dobleces.

Sin embargo la causa de Castilla no admite espera. Nuestra tierra llama a sus hijos, y los castellanos/as de bien no podemos desatender su llamada ni arredrarnos por interpretaciones erróneas o intentos puntuales de desvirtuar nuestro mensaje.

“Esforzad, castellanos, non hayades pavor, sacaremos a Castilla de premia e de error.”

Junta Nacional
Asociación Socio-Cultural Castilla