Para un embajador: Castilla, Asturias y León son la misma cosa

Recorte de prensa del artículo en el diario El Mundo
Eugeni Bregolat Obiols (Seo de Urgell, 1943). Así se llama el embajador del Reino de España ante la República Popular China, que la mañana del día de San José no ha encontrado momento más oportuno para verter su opinión sobre el conflicto de Crimea, comparando a Ucrania con Asturias y a Rusia con Castilla.

Las palabras concretas corresponden a un artículo de opinión del embajador en el diario El Mundo, en la edición de hoy. Concretamente el diplomático ha dicho textualmente:

“Ucrania separándose de Rusia es algo así como León o Asturias separándose de Castilla”

Realmente es lamentable la formación histórica que tienen algunos españoles, y siendo diplomáticos la cuestión es realmente grave, puesto que son la imagen del país en el extranjero. Convendría hacer saber al señor embajador que nunca en la historia Asturias, León y Castilla han sido la misma cosa, ni las dos primeras han estado inclusas en la tercera en ningún momento de nuestra historia. Castilla surgió como Condado oriental de la monarquía asturiana, enfrentando prácticamente desde sus comienzos a la posterior corte leonesa.

Conviene explicar también al señor embajador que la unión de 1230 entre las coronas de Castilla y de León pone simultáneamente bajo el mismo cetro un gran conjunto de territorios: Galicia, Asturias, León, Castilla, Vascongadas, Murcia, Andalucía y la actual Extremadura, lo que no quiere decir en absoluto que todos esos territorios sean Castilla ni mucho menos.

Así las cosas, tanto las Asturias de Oviedo como el Reino de León tienen una vida propia y unas instituciones particulares al margen de las de Castilla, que conservaron en todo momento. Baste con ello mencionar simplemente la Junta General del Principado de Asturias, vigente desde 1388 (fecha de la creación del Principado) hasta la caída del Antiguo Régimen en 1833, así como el Merino Mayor del Reino de León, cargo designado por el Rey encargado de la administración de la circunscripción del mismo nombre, vigente hasta la llegada en 1700 de la Casa de Borbón a España.

La comparación del embajador de España en China es cuanto menos peregrina y desde luego malintencionada, ya que no es posible asemejar Ucrania ni por tamaño, ni por historia ni por población a parte alguna de la Península Ibérica. Por otra parte en Rusia existe una realidad étnica que es la constituida por los pueblos eslavos, pero donde también existen otras etnias minoritarias, algo que no ocurre en España, donde todos los pueblos hispánicos pertenecemos a la misma etnia celta de raíz Europea Occidental.

España y su división regional aproximada en 1695, por Pieter Shenck

Por otra parte finalizamos recordando al señor embajador (que al parecer no conoce la tradición legal española) la distinción en reinos, señoríos y principados vigente durante gran parte de la historia de España hasta 1833, donde claramente se establecen tres realidades:

  1. Principado de Asturias (o Asturias de Oviedo), creado en 1388 como depositario del legado de la monarquía asturiana y feudo del heredero de la Corona.

  2. Reino de León, surgido en 910 por el traslado de la capital de Oviedo a León, mantenido como entidad hasta 1833, donde le sucedió la región leonesa, vigente hasta 1982.

  3. Castilla, formada por los reinos de Castilla y Toledo (Castilla la Vieja y Castilla la Nueva), mantenidos a su vez también hasta 1833, donde pierden la categoría de “reino” adquiriendo la de “región”. Castilla la Vieja y Castilla la Nueva estarían vigentes hasta 1982.

Rogamos desde estas líneas al embajador de España en China que procure el tiempo suficiente para dedicarlo a su formación personal e histórica, es realmente lamentable que sea esta Asociación quien tenga de preocuparse de la formación histórica del señor embajador.

Junta Nacional
Asociación Socio-Cultural Castilla

Cabecera del artículo de opinión en el diario El Mundo