Comentario literario: El hijo del herrador

En el pasado acto del mes de Julio en Covarrubias varios miembros de la Asociación tuvieron la oportunidad de conocer en persona a Ricardo Fernández, escritor segoviano, y algunos adquirieron su novela “El hijo del herrador”, de ambientación medieval y centrada en las aventuras y desventuras de un segoviano en la Castilla de Alfonso VIII, culminando el relato con la victoria de los cristianos en las Navas de Tolosa gracias a la famosa carga de los tres Reyes.

Ricardo Fernández en un puesto de libros

La novela presenta una temática bien escogida, lo que se une a la redacción de la introducción en castellano antiguo y a la propia dicción de los personajes en lenguaje arcaizante, lo que facilita en gran medida que el lector se traslade a la época en cuestión y sea capaz de emular y vivir las experiencias de los personajes a través de las páginas de “El hijo del herrador”.

En la obra el lector también podrá disfrutar de una interesante construcción histórica en la que se agradece durante toda la obra la correspondencia entre los hechos históricos (ubicación y vida de los personajes) y los hechos novelados, de tal forma que en ocasiones ambas realidades se mezclan (como corresponde a una buena novela histórica) hasta hacerse un único mundo por el que el lector puede viajar tal como si hiciera el Camino de Santiago (desde Segovia, por supuesto). Apenas toma el autor unas pocas licencias noveladas de la historia (que explica convenientemente en la obra) para construir la trama.

Los comandantes cristianos antes de la batalla de las Navas

La construcción de los personajes a través del propio prisma del autor nos presenta a un Rodrigo Jiménez de Rada quizá poco concordante con su dignidad (Arzobispo de Toledo), pero que a pesar de ofrecer un aspecto de párroco rural resulta una figura cargada de valores que sirve a nuestro protagonista segoviano para trazar el camino de su destino.

Finalmente y como conclusión final la obra es un homenaje palpable a Castilla y a sus gentes, así como a una época donde los valores cristianos llevaron a las sociedades peninsulares a unirse para derrotar a un enemigo común. Ese amor del autor hacia su tierra, Castilla, se desprende de cada uno de los capítulos del libro, por lo que podemos decir que “El hijo del herrador” es sin duda uno de los libros de los últimos años que novelando el pasado nos hace reflexionar sobre el presente, lo que hace que desde esta Asociación recomendemos encarecidamente a todos los castellanos que se animen a leer “El hijo del herrador”, no nos cabe duda de que lo van a disfrutar.

Portada de la novela

En la obra de Ricardo Fernández van a encontrar a una Villa de Segovia en su cotidianeidad, pero también tomando las armas cuando es puesta bajo asedio por el Rey de León o combatiendo en los campos de Alarcos. Los lectores van a hallar en este libro el espíritu que hizo grandes a aquellos segovianos que junto a las milicias de Ávila, Soria, Guadalajara, Cuenca, Madrid, etc, fueron capaces de reponerse al desastre de Alarcos y garantizar la defensa de Castilla con la victoria de las Navas de Tolosa.

“El hijo del herrador”, un canto a Castilla: ¿Te lo vas a perder?

Asociación Socio-Cultural Castilla
Área de Literatura