Guadalajara, te doy mi palabra

Título: Guadalajara, te doy mi palabra
Género: Poesía
Autor: Juan Pablo Mañueco
Editorial: Aache Ediciones
Fecha de publicación: Junio, 2014
Número de páginas: 84
Precio: 10 euros
Distribución: En librerías de Guadalajara y Madrid, o en la web de la Editorial http://aache.com/tienda/528-guadalajara-te-doy-mi-palabra.html o en cualquier librería de España que lo solicite a Aache Ediciones.

Reseña

Juan Pablo Mañueco, Madrid, 1954, como poeta, ha publicado “Claridad que surge del agua” y “Cancionero y Romancero de la Alcarria”, que obtuvieron el Premio “Provincia de Guadalajara” de Poesía de 1977 y de 1981, respectivamente.

En este su tercer poemario, aborda temas de Historia, de naturaleza, tradiciones, pueblos, danzas y paisajes de Guadalajara y Castilla.

“¡Para mi sed de amarte bastan tus aguas, que alzo por tu estandarte, Guadalajara!”… con tales palabras abren el libro unas musicales y sonoras “Seguidillas de los ríos y sierras de Guadalajara” que nos remiten a cada uno de los puntos geográficos de la provincia.

Y también a otras épocas, por las que desfilan -y nos muestran parte de su vida y obra- el arcipreste de Hita, el marqués de Santillana, Rodrigo Díaz de Vivar, Álvar Fáñez de Minaya, el doncel de Sigüenza, el cardenal Mendoza, la princesa de Éboli, Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, el poeta León Felipe, el músico Segundo Pastor, Camilo José Cela, José Luis Sampedro… hasta componer un muy completo retablo alcarreño de épocas, paisajes y personajes.

“Espada de amor”, es un largo poema en redondillas -sonoras y gráciles, siempre-, que describe la reconquista de la ciudad por Álvar Fáñez de Minaya en 1085, en tiempos de Alfonso VI de Castilla.

“Mambrú se fue a la guerra” es una versión alcarreña de la canción infantil, escrita en otro largo poema en romance, que narra los amores legendarios y desdichados entre el “Mambrú”, o veleta de Arbeteta, y la Giralda, o veleta de Escamilla.

Más tarde, hay sonetos, liras, cuartetos y redondillas dedicados a los principales espacios de la capital (Palacio del Infantado, Calle Mayor, Fuerte de San Francisco, Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo, Parque de la Concordia…) y a localidades de la provincia (Sigüenza, Valverde de los Arroyos, Usanos, la Sierra Norte y pueblos negros…).

La portada y grabados interiores se deben a Jenaro Pérez Villaamil, el pintor romántico del siglo XIX especializado en paisajes brumosos e idealizados.

Sólo la portada del libro, sobre la fachada del Palacio del Infantado, ya justificaría tener este libro en casa y contemplarlo de vez en cuando. Por otra parte, el contenido del libro, en palabras de su editor, Antonio Herrera Casado, Cronista Provincial de Guadalajara, “dará qué hablar por su alto valor poético”.