La recuperación del bisonte europeo en Palencia

Dieciocho bisontes europeos llegaron el pasado mes de Julio a Asturias y a Palencia desde Holanda y Bélgica, para consolidar un proyecto que aúna la protección de esta especie en peligro de extinción con el desarrollo local y la gestión del territorio.

El proyecto se inició hace dos años en el municipio palentino de San Cebrián, donde viven ocho bisontes, ha informado la asociación Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España.

Ahora Asturias acogerá, por primera vez desde la Prehistoria, a esta especie europea en serio peligro de extinción, mientras que en Palencia los animales se unirán a los ocho que ya campan en tierras de San Cebrián de Mudá desde 2010.

Los 18 bisontes recorrerán 1.800 kilómetros que los separan de España desde los parques de Lelystad y Han-Sur-Lesse, en Holanda y Bélgica, donde viven y sirven para la gestión de territorios.

Bisontes europeos en San Cebrián de Mudá, Palencia (Castilla )

Allí llevan un mes capturados en pequeños recintos para poderlos cargar y transportar a España, según ha señalado la asociación.

El jueves llegarán a Torrelavega (Santander) y desde ahí se dividirán en grupos con destino a Siero y Villayón en Asturias y San Cebrián de Mudá, en Palencia.

En concreto, cuatro bisontes vivirán en la finca Les Folgueres, en Siero, ocho en la finca Braña del Zapurrel, y seis se sumaran a los ocho que ya viven en San Cebrián de Mudá, en Palencia.

Desde hace dos años la reserva de San Cebrián se ha convertido en un lugar de referencia para la cría del Bisonte Europeo en España, y ahora “multiplica por diez su compromiso con el bisonte” al recibir a nuevos pobladores, ha explicado Fernando Morán, presidente del Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España.

De esta forma “aumenta la ya estrecha colaboración de nuestro país, herederos de Atapuerca y Altamira, con el bisonte europeo en zonas para que gestione, viva y entregue al territorio los muchos recursos que posee”, ha agregado.

Además es una apuesta por la conservación de una especie en peligro de extinción, y a la vez por el desarrollo turístico, cinegético y cárnico.

Sin olvidar el potencial de estos animales como gestores del territorio ya que son “incansables luchadores contra incendios”, ha agregado Morán.

Además en Villayón se podrá estudiar la convivencia de esta especie con el rebeco, la cabra montés y el corzo, y su respuesta frente a matorrales de tojo o rebolla, muy extendido en el norte de España y cuyo aprovechamiento como alimento por el bisonte puede ser un dato interesante para futuras ubicaciones.

Bisontes en la reserva palentina

Precisamente en esta zona podrán ocupar más de 1.200 hectáreas desarrollando su cría y biología en unas condiciones similares a un “estado salvaje”, criando un número importante para la especie a nivel mundial ya que podrían caber 350 en esta superficie.

Por eso esta localización ha sido visitada por expertos en bisontes de Polonia, Holanda, y Alemania, y este verano recibirá la visita de expertos rusos y suecos. “La intención es que sirva como germen de otras iniciativas mediante esta formula que une conservación y desarrollo local, medio ambiente y lucha contra la pérdida de biodiversidad”, ha subrayado Morán.

En el proyecto participa el Ministerio de Medio Ambiente, la asociación Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España, el Ayuntamiento de San Cebrián de Mudá, la empresa Adarsa, de Oviedo, y un propietario particular en Villayón. Además han colaborado los Gobiernos autonómicos de Castilla y León y Asturias.

Fuente: El Mundo