El expolio: agua de Castilla que convierten en dinero

No es una cuestión aislada ni desconocida el hecho de que el territorio de Castilla está sufriendo desde hace décadas una expropiación encubierta de sus recursos naturales. Bajo las palabras “solidaridad”, “generosidad”, “sacrificio”, “altura de miras” se esconden los conceptos más viejos de la Historia de la Humanidad: expolio, saqueo, expropiación y colonialismo hidrológico.

Desde antiguo las civilizaciones han pugnado por los accidentes geográficos con mayor aprovechamiento social y/o económico: minas, montes, ríos, acuíferos… dicha lucha por la supervivencia solía tener frecuentemente manifestaciones violentas. Nuestros antepasados sabían que tan valiosa es el agua como el oro, ya que sin la primera es imposible la vida y el desarrollo. Del mismo modo nosotros debemos ser conscientes de que el agua es un recurso imprescindible para el desarrollo social y económico así como para la preservación ecológica del medio natural.

Tuberías del trasvase a su paso por Orihuela (Alicante)

También debemos interiorizar un concepto importante: el agua como concepto general es un bien común que debe ser administrado de tal forma que a ningún ciudadano le falte agua para beber. Sin embargo las aguas de la cuenca cedente no pertenecen a los receptores ni en propiedad ni en usufructo, sino que son una aportación que de forma generosa hace la cuenca cedente para garantizar el abastecimiento de las viviendas y el consumo humano a la cuenca receptora.

Porque parece claro afirmar que mientras un ciudadano tenga sed y precise agua para beber, ese agua habrá de proporcionársele de donde sea necesario para abastecer esa necesidad vital.

Sin embargo hay otras necesidades que no responden a una querencia vital sino más bien a la satisfacción de unos intereses y al enriquecimiento económico. Esas otras necesidades, cuya traducción en román paladino es transformar el agua en dinero son las siguientes: regadíos, usos recreativos (piscinas, campos de golf, etc) y hosteleros (complejos vacacionales, spas, hoteles, comercios, etc).

El volumen anual de agua trasvasada para riego desde la cabecera del Tajo hasta el Segura está actualmente en torno a los 400.000 hm3, que divididos por provincias resultan:

Murcia: 260.000 hm3

Alicante: 125.000 hm3

Almería: 15.000 hm3

Coste del agua del trasvase – Fuente: Confederación Hidrográfica del Segura
Click izquierdo –> Ver imagen para ver ampliada – Volumen trasvasado por año – Fuente: Confederación Hidrográfica del Segura
Click izquierdo –> Ver imagen para ver ampliada – Volúmenes apilados trasvasados por año – Fuente: Confederación Hidrográfica del Segura

Hay que constatar además el precio irrisorio que pagan los regantes levantinos por el agua de Castilla: apenas 0,17 €/m3, cifra que además fue rebajada el pasado mes de Febrero de 2012 hasta los 0,125 €/m3 cuando el precio estimado que les costaría a los regantes murcianos el agua procedente del Ebro sería de 0,3 €/m3, y según las fuentes más comprometidas podría elevarse hasta los 0,7 €/m3.

Ello además sin contar los incuantificables daños medioambientales que la extracción artificial de agua está produciendo en el ecosistema del Tajo y su ribera. Hace pocas semanas aparecieron miles de peces muertos en el curso del río a su paso por la provincia de Toledo, pudiéndose constatar el bajísimo caudal que discurre por el río, dándose la paradoja de que mientras el canal del trasvase lleva caudales de entre 7 y 15 m3/s, mientras que el caudal medio del Tajo a su paso por la comarca de La Alcarria oscila entre los 15 y los 20 m3/s, de tal forma que, una vez descontado el agua que se va a Levante, el curso del río más largo de la Península queda reducido a un arroyo.

Confluencia de los ríos Tajo y Jarama

Además, los trasvases se están realizando sin analizar el impacto que tienen sobre la red Natura 2000, circunstancia que vulnera las directivas europeas de conservación de la naturaleza.

Peces muertos en el cauce del Tajo a su paso por la provincia de Toledo

Por ello desde esta Asociación queremos manifestar nuestra defensa de los recursos naturales de Castilla y especialmente de las aguas de la cuenca del Tajo que discurren por nuestro territorio, oponiéndonos a cualquier trasvase de agua a la región de Murcia para todo uso que no sea estrictamente el consumo humano en viviendas, rechazando especialmente los trasvases para regadíos y usos recreativos a los que calificamos de expolio neocolonial y atentado medioambiental.